Sana tu estima y ámate

¿Qué tanto estás cuidando tu estima?

Se habla mucho de amor propio, pero… ¿Realmente te estás amando?
No es solo que te pares frente al espejo, sonrías, te abraces y digas ¡Yo me amo! es más que eso.

Amor propio es reconocer tus errores, fallas, desventajas, identificar como puedes mejorar, sanar y vivir a plenitud un estilo de vida que se adapte a ti y no busque repetir patrones, ni vivir por comparaciones.

Entender que eres única, pero no desde la motivación, sino desde la convicción e intención, sabiendo que Dios te ha hecho portar de su gracia y que la misma se sostiene en tu estima para ser manifiesta con libertad.

Te dejamos algunos puntos a considerar cuando de sanar tu estima se trata:

1. DATE EL CHANCE DE CONOCERTE

En ocasiones podemos actuar de acuerdo a lo que los demás esperan de nosotros, vivir arraigados a lo que la sociedad exige o nuestros iguales manifiestan, cuando la verdad de quienes somos se esconde en máscaras que limitan una vida intencional de carácter, cultura y creencias enfocadas en quien eres.


Sin dejar a un lado la necesidad de valorar quien eres y como hablábamos en el podcast, puedas sanar tu estima, su valor sobrepasa a la necesidad del entorno, por lo que es urgente que canalices quien eres antes de proyectarte hacia los demás.

2. ACÉPTATE 

Conocerte te llevará a aceptarte tal y como eres. Con sinceridad, honestidad y franqueza, solo así podrás ser genuina con los demás, acercarte con intenciones claras con quienes compartes, sin tener que asumir un estilo de vida con el cual no te identificas, porque no eres tu.

3. RECONOCE OPORTUNIDADES DE MEJORA

Conoce tus debilidades y fortalezas, identifica que cosas puedes mejorar de aquello que ya haces bien, de lo que identificas como debilidad, entonces trabájalo hasta que puedas llevarlo a un nuevo nivel de estabilidad, la intención es que cada día más, procures ser tu mejor versión.

4. DEJA ATRÁS EL PASADO

Siempre hay momentos difíciles, pero ellos no necesitan acompañarte al presente y futuro, haz que te acompañen las historias, recuerdos de aprendizaje, no arrastres el dolor de las malas experiencias, sana y luego avanza, porque se limita tu crecimiento cuando el pasado supera tus sueños.

No puedes quedarte anclado y paralizado en esos pensamientos e historias. Quedarte ahí solo te acarreará más problemas, porque caerás en el victimismo y serás tu propio enemigo.

5. MIRA TU VIDA CON OPTIMISMO

¡Aprecia lo que tienes! Valora quien eres, mirar la vida desde un prisma optimista te ayudará a que las metas que quieres conseguir las sientas más cerca, porque el camino será un proceso de retos que te motivarán.

6. TEN PACIENCIA 

Se la consejera que tu mejor amiga ama de ti, que siempre le das las buenas posibilidades como sus próximas experiencias, que le apoyas a que no se culpe y le permites tener un hombro no solo para desahogarse, sino también para evidenciar el perdón a pesar de las fallas.

Permítete fallar porque así apreciarás más los buenos momentos, perdónate.

7. CUÍDA TUS NECESIDADES

Crea hábitos en apoyo a tu cuidado personal, si te cuidas te amas, y para ello debes manifestarlo. Saca tiempo para cubrir tus necesidades básicas, come saludable, cuida tu cuerpo, trata tus uñas, toma tiempo para comer despacio, despertar sin premura y dormir de forma que descanses.

Baja el nivel de actividad y estrés que limitan tu bienestar.

8. VALORA SER TÚ

Es difícil vivir de acuerdo a lo que los demás esperan, por lo que lo más importante es que aprecies quien eres y vivas tomando consideración de ello antes de hacer cualquier cosa para quienes te rodean. Evalúa como está tu valoración, el reconocimiento de tus habilidades, ten gratitud por quien eres, lo que tienes y lo que has logrado, reconoce tu esfuerzo por más “mínimo” que parezca, tiene valor y representa un gran paso en tu vida.

Te dejamos un poco más de estos temas en el podcast de la semana.

Si tan solo pudieras verte dentro de los próximos 5 años, te enfocarías en mejorar más de ti que quejarte por quien eres hoy o lo que te falta.

La estima baja cuando no valoras quien eres ni reconoces lo que portas, haz un compromiso contigo y permítete vivir de acuerdo a la capacidad que deseas desarrollar y la vida que deseas alcanzar.

¿Con cuál de estos puntos te comprometes a trabajar?
Te leemos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba